¿Tendrán que adaptarse las imprentas online a una demanda de impresión 3D?

impresion-3d

La impresión 3D se ha convertido en un fenómeno revolucionario y, aunque hemos empezado a oír hablar de ello mucho más en los últimos años, se viene utilizando en la industria desde hace más de 20 años. Mientras los titulares siguen hablando hoy en día de tecnología del futuro, las empresas e investigadores continúan haciendo serios avances en varias líneas y sectores, como el ámbito de la salud, construcción, industria…

Poco a poco, hemos visto como las grandes empresas hacen uso de la tecnología de la impresión 3D. Por ejemplo, el año pasado, Airbus presentó el primer avión impreso en 3D. ¿Cuándo empezaremos a hacer un uso doméstico de este tipo de impresión? ¿Tendrán que adaptarse las imprentas online, como www.abcimprenta.com, y ofrecer servicios de impresión 3D?

Impresoras 3D “domésticas”

¿Precio o uso?

En el mercado podemos encontrar impresoras 3D por menos de 300 dólares. Con este dato, está claro que no es un problema llevar las impresoras 3D a todos los hogares, ya que, actualmente, la mayoría de teléfonos móviles (smartphones) cuestan más. Sin embargo, parece que la duda está en si todavía merece la pena tener una en casa, por el uso que se puede hacer en un hogar, así como por la complejidad que puede suponer usar una de ellas para el usuario de a pie.

En este sentido, parece lógico pensar que empresas especializadas en producción e impresión, empiecen a incluir el servicio de impresión 3D para hogares y empresas medianas o pequeñas, que no se dediquen en exclusiva a la producción o fabricación.

Todavía más interesante puede ser que las imprentas online, que actualmente llevan tus pedidos a casa o a cualquier punto de recogida, incluyan la impresión 3D de determinados productos, a demanda de particulares y empresas con necesidades puntuales.

Algunos usos domésticos

Para que tanto empresas como ciudadanos reclamen un servicio de impresión 3D, primero debemos pensar qué tipo de productos demandarán. Te dejamos aquí algunos ejemplos o ideas, las más comunes que encontramos por ahora, ya que los avances en el ámbito de la tecnología y la salud parecen quedar algo lejanos para el usuario de a pie (como, por ejemplo, la fabricación de prótesis).

Merchandising para empresas. La fabricación de merchandising personalizado para las empresas puede ser un uso muy práctico que demandar a las imprentas online.

Pequeños muebles y productos de decoración del hogar: Para aquellos con menos destreza para montar sus propios muebles, puede ser una buena salida solicitar la fabricación de muebles en una sola pieza.

Comida. Parece que la impresión de comida fue una de las apuestas de la impresión 3D, aunque se estudió como una de las soluciones para determinadas zonas del mundo con dificultades de abastecimiento.

Sin duda, parece que la personalización es un punto a favor de lo que tiene que ofrecernos la impresión 3D. ¿Llegaremos a fabricarnos nuestros propios coches o casas? Para apuntar tan alto, tendremos que ver qué tienen que decir las grandes empresas del sector industrial. En definitiva, al hablar de impresión 3D parece que tendremos que dejar de pensar en el futuro, para empezar a hablar de presente o futuro inmediato.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies