Eyaculación precoz: ¿Qué es y como podemos ponerle solución?

La eyaculación precoz es uno de los trastornos sexuales que más preocupan a los hombres en la actualidad. Consistente en eyacular demasiado pronto durante el coito o previo al mismo.

En la eyaculación precoz el problema se centra en el orgasmo prematuro del hombre sin que haya elementos externos que aparentemente afecten a la relación. Es particularmente frustrante cuando se sufre por primera vez sin encontrar una explicación inmediata, atribuyéndose a problemas internos que suelen acentuar, todavía más, la situación, pudiendo llegar a afectar a la propia relación de pareja.

Tratando la eyaculación precoz

Existen muchos tipos de tratamientos que podemos seguir para trabajar la eyaculación precoz, complementándolos con actividades en el hogar que actúen sobre elementos relacionados con nuestra forma de vida como la alimentación o el correcto descanso.

Como en la mayoría de trastornos sexuales, los problemas de eyaculación precoz requieren tiempo y paciencia junto a la colaboración de nuestra pareja. Es fácil que surjan pensamientos asociados a la ansiedad o la falta de capacidad personal, por lo que tendremos también que vigilar este tipo de situaciones.

Tratamiento psicológico

No debemos asustarnos por acudir a un profesional en primera instancia. La eyaculación precoz es un problema relativamente extendido entre los hombres, al mismo tiempo que es de los que más se mantienen en secreto por vergüenza.

El mero hecho de compartir lo que nos ocurre permitirá que afrontemos con mejores perspectivas la situación, pudiendo recibir terapia, tanto para la conducta propiamente dicha como para los pensamientos tóxicos que rápidamente surgen en este tipo de casos. Nos ayudará para controlar nuestros orgasmos al mismo tiempo que reduciremos la tensión en las relaciones íntimas con nuestra pareja.

Centrarnos en nuestra relación de pareja

La mayoría de casos de eyaculación precoz surgen por la ansiedad y las dudas personales, dependiendo en muchos casos del estado de nuestra relación de pareja.

La rutina, el estrés o la falta de comunicación son causas habituales, produciendo que el problema no solo se acentúe, sino que se mantenga en el tiempo sin que haya una solución aparente.

Compartir la situación desde una perspectiva en común ayudará a que podamos centrarnos en lo que nos ocurre, incluyendo procedimientos tan atractivos como probar nuevos tipos de juegos sexuales o mantener una relación de pareja más cercana en el día a día.

Es importante que la confianza sea plena en ambos, compartiendo cualquier tipo de duda que surja.

Relajación y hábitos saludables

El auge de las técnicas de relajación no ha sido por azar; son muy eficaces para todo tipo de situaciones problemáticas.

Aprende a relajarte durante y después de la eyaculación precoz, mantén una perspectiva positiva donde aceptes la situación y busques soluciones activas para aplicar desde ese momento.

Entrar en una espiral donde el agobio que sentimos por ella produce que nos cuidemos menos, solo hará que el problema vaya a más, siendo mucho más recomendable cuidar nuestra forma de vida, aunque no nos sintamos con fuerzas paraa dejar que todo a nuestro alrededor, poco a poco, se estropee.

La confianza personal y la seguridad de ir por el buen camino son muchas veces nuestras mejores herramientas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies